Lo que inició con la idea de una entrevista, vía web, a varios artistas que participan en la elaboración del libro de artista digital colectivo Ensamblando Experiencias, se convirtió en una conversación amplia sobre el uso del Libro de Artista como soporte pedagógico.
En esta primera parte de las conversaciones me he encontrado con valiosos aportes que ampliaron el horizonte de mis expectativas, pues inicialmente, cuando pensé en la conformación del grupo TEXTO Y CONTEXTO, estaba intentando hacer confluir propuestas artísticas en las que lo pedagógico y específicamente el uso del libro de artista fueran su principal objetivo.
El primer concepto que me obliga a dar un giro a la primera intención es lo pedagógico. Lo que he podido sacar como conclusión de esta primera parte de las conversaciones es que dicho concepto está íntimamente ligado a la educación como sistema académico institucional; es decir vinculado a la escuela, el colegio y la universidad.
Quizá los nombres no logran denominar con precisión la realidad de ciertas actividades y por ejemplo aquellas rotuladas con el título de prácticas artístico-pedagógicas se asumen como una prolongación del sistema académico. Sin embargo en el camino de las conversaciones, por lo menos, hemos podido establecer diferencias, precisar características particulares y también, en algunos casos, encontrar similitudes entre el campo académico y el campo artístico.
Cada campo institucional está regido por sus propias reglas y definido por sus propios objetivos. Es claro que la finalidad del campo académico es la formación, tiene el objetivo de conducir hacia unas metas preestablecidas; en el campo artístico existe más bien la intención de un choque que dispare las posibilidades perceptivas hacia caminos aún desconocidos.
Los resultados son otro elemento que hace más clara la diferencia: lo que se produce en la escuela son trabajos de estudiantes, mientras lo que “crean” los artistas son obras de arte. En la actualidad la denominación de artista ha variado, digamos que se amplía al serle anexado otro calificativo: artista-pedagogo, artista-gestor, artista-curador; sin embargo, lo que produce éste, llámesele como se le llame, es muy diferente a lo que obtiene el docente-artista, en muchos casos llamado profesor de artes.
Cuando el docente–artista es reemplazado por un artista-docente se puede prever un trabajo extenuante – estoy hablando en escuelas y colegios-, pues aquí las similitudes de los campos se establecen desde la concepción del proceso creativo, en el que se le da más importancia a la construcción de sentidos que a la trasmisión de unos conocimientos técnicos. Las dificultades están determinadas por políticas educativas que en el fondo son decretadas por las políticas económicas mundiales. En la universidad el problema es de otro calibre, pues además de las políticas educativas institucionales, cuando se está frente a un artista-docente, es muy probable que lo pedagógico se desvanezca en lo artístico; es decir que la realidad se quiera hacer coincidir con una determinada forma artística. Picasso decía “yo no busco, encuentro”, o sea, yo no tengo una formula, yo encuentro formul/acciones.

Estas son las apreciaciones que tengo con relación a las conversaciones que se han dado hasta el momento, las expreso con la intención de que se conviertan en disculpa para continuar las conversaciones no sólo con aquellas artistas con las que he venido dialogando, sino también con quienes estén interesados o interesadas en construir saberes.
Desde esta perspectiva aparece entonces la necesidad de comprender la dimensión de lo pedagógico, para después entrar a conversar sobre las implicaciones del uso del Libro de artista como soporte pedagógico en cualquier esfera que se produzca el ejercicio artístico.

Visitas: 30

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Red libro de artista para añadir comentarios!

Participar en Red libro de artista

Distintivo

Cargando…

Normas de uso

Hola a todas y a todos.

Continuamos con nuestro proceso de reorganización de esta red y siguiendo vuestras sugerencias, vamos a delimitar con mayor concisión el tema del que ella trata.

Este va a quedar limitado a los libros de artista, libros objeto y los libros artísticos.

Os pedimos que en las imágenes, vídeos, blogs que subáis a esta red, indiquéis a que actividad u obra pertenecen.

Jim Lorena y Antonio Damián

© 2019   Creado por librodeartista.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio