Me permití realizar algunas ilustraciones para el Geschichte von den sieben Schwaben historia de los siete suabos: las  ilustraciones son obra de Gaspar Casado Gómez, con pseudónimo Barbadillo, elaboradas con la colaboración y en el taller de Juan Manuel Rompinelli, para este trabajo Madrid 2006-10.

Pensé que en las ilustraciones a menudo se cometen errores al realizar representaciones “políticamente correctas”, tal es el caso cuando se representan brujas graciosas, sin garras, como de dibujos animados. Pero así se quita la fuerza de las pasiones, de la energía interna. Quizá la distorsión psicológica más notable sea la práctica de convertir aquellos personajes que antes poseían una profundidad gracias a su corazón puro (a pesar de ser bichos raros o feos) en figuritas edulcoradas en exceso y que no plantean amenaza alguna.  Se hacen ilustraciones o grabados “políticamente correctos” que no tocan las pasiones, las brujas no son brujas ni el lobo es lobo...Cuando se rebaja a las imágenes a meras figuras “monas”, se pierde el impacto que se produciría al descubrir la belleza y transformación en lo que se considera lo más grotesco, feo y horrendo; desaparece el concepto de la redención a todos por igual. Algunos ilustradores no aportan sentimiento, ni expresión adecuada.

Visitas: 126

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

las palabras de Clarissa Pinker Estés en su Women who run with the Wolves, “los cuentos de hadas terminan al cabo de diez páginas, pero nuestras vidas no. Somos colecciones de varios tomos. En nuestras vidas, aunque un episodio equivalga a una colisión y una quemadura, siempre hay otro episodio que nos espera, y después otro. Siempre hay oportunidades de arreglarlo, de configurar nuestras vidas de la manera que merecemos. No hay que perder el tiempo odiando un fracaso. El fracaso es mejor maestro que el éxito. Presta atención, aprende y sigue adelante. Eso es lo que estamos haciendo con este cuento. Estamos prestando atención a su antiguo mensaje. Estamos aprendiendo lo que son las pautas perjudiciales, para poder seguir adelante con la fuerza propia de quien puede presentir las trampas, las jaulas y los cebos antes de caer en ellos o ser atrapado por ellos.”
Cuando hablamos de la fuerza que contienen los cuentos es preciso recordar a Platón en el diálogo Ion o sobre la Ilíada (Ya sabemos que nuestro cuento es la Ilíada suaba), en él utiliza la metáfora del imán que comunica a los anillos de hierro el mismo poder que tiene formando una cadena de transmisión que llega al receptor, el primero es el rapsoda, pasando la fuerza de los unos a los otros hasta el que la recibe que tendrá el valor que le dé con sus conocimientos, siendo él el que ha de juzgar y realizar el arte como carpintero, médico o auriga.
Reflexionando sobre si había valido la pena ilustrar y rescatar el cuento de los siete suabos llego a la conclusión de que muchas de sus páginas pueden ser catalogadas entre los distintos tipos de cuentos folclóricos y religiosos, siempre salvando la dificultad de si se han de tomar sus páginas como cuento o historia y de si éstas páginas son tomadas como “ficticias”.
estoy contigo

Genial...

RSS

Distintivo

Cargando…

Normas de uso

Hola a todas y a todos.

Continuamos con nuestro proceso de reorganización de esta red y siguiendo vuestras sugerencias, vamos a delimitar con mayor concisión el tema del que ella trata.

Este va a quedar limitado a los libros de artista, libros objeto y los libros artísticos.

Os pedimos que en las imágenes, vídeos, blogs que subáis a esta red, indiquéis a que actividad u obra pertenecen.

Jim Lorena y Antonio Damián

© 2017   Creado por librodeartista.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio